Formas para hacer una transferencia rápida y eficaz

Comprar un coche o una propiedad inmobiliaria son unas operaciones específicas que se diferencian del resto de transacciones. Realmente no es lo mismo que adquirir otros bienes, donde solo es necesario entregar la cantidad monetaria del objeto y recibirlo, así como la factura correspondiente. Los automóviles siguen un proceso legal, pero algo más complejo denominado transferencia de vehículos.

Al decir que es un asunto complejo, hacemos referencia a las necesarias acciones que deben llevarse por los que participan directamente. Podríamos pensar que solo se necesitaría intercambiar el bien y el dinero, así se olvidaban del farragoso papeleo. Si nos paramos a pensar, las razones de índole legal y de seguridad, son las que mandan. Imagina que el coche que vendiste y sigue a tu nombre se ve implicado en un robo o un crimen. Las autoridades es a ti a quien van a buscarte para pedirte cuentas, ya que de manera oficial es todavía tuyo. La policía podría quitártelo en el periodo de tiempo en el que se realicen las investigaciones.

Transferencia de vehículos rápida

Como hemos dicho, una transferencia de vehículos te protege de posibles percances que puedas tener en el futuro. Nunca debes entregar el coche sin contar cone l contrato de compraventa original o una copia del documento de identidad de la persona con la que hiciste la negociación. La factura donde aparezca el CIF, es necesaria cuando se compra con una agencia. Debes de asegurarte de que incluya en ambos casos, la hora y minuto en las que se cede el vehículo, pues las multas que puedan darse, le llegan al titular que fuera en el momento.

Para garantizar que el procedimientos se cumple, se pide al comprador que antes de que pasen dos semanas, deberá enviarte una copia del permiso de circulación a nombre tuyo. De no ocurrir, así, a los 15 días, haz el trámite de notificación de venta, para lo cuál deberás acercarte a una jefatura de Tráfico a fin de informar del hecho en cuestión.

¿Cómo procede el comprador?

Debes inscribir el vehículo comprado en el  Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Si la gestión la has realizado con:

  • Una agencia: lo normal es que ellos sean los que se encarguen de los trámites, aquí te entregan la Tarjeta de Inspección Técnica del Vehículo (ITV) y el permiso de circulación, todo a tu nombre.
  • Un individuo: para ello tienes que quedarte con una fotocopia del contrato de compraventa y del documento de identidad del dueño anterior, además de la solicitud del cambio de titularidad que firmen los dos y los papeles del coche (Tarjeta ITV, permiso de circulación y recibo del pago del impuesto municipal del año previo a la negociación).

Finalmente, pagas el impuesto de transmisiones patrimoniales y se pide cita en una Jefatura de Tráfico a fin de abonar las tasas que correspondan y hacer entrega de la documentación precisa para el cambio de titularidad. En caso de que el tiempo no haga posible que te encargues tú mismo, en Gestoría Masaga estamos para ayudarte, puesto que por un precio económico, nos encargamos con eficiencia del papeleo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.