transferencia

Cuando una persona fallece, sus familiares deben gestionar los trámites de sucesión para heredar sus bienes patrimoniales, entre los cuales se incluye su vehículo.

Con nuestro servicio de gestoría es posible realizar este procedimiento de forma ágil y óptima, para así heredar, de acuerdo a los marcos legales, el coche del fallecido.

El traspaso del coche

Cuando una persona fallece, el coche que le pertenecía puede ser heredado por algunos de sus familiares de acuerdo a lo establecido en el testamento o lo determinado por la ley.

persona firmando documento

Una de las mayores preocupaciones en este caso son las condiciones o los requisitos a cumplir para el traspaso del coche, sin embargo, se trata de un proceso sencillo y rápido de completar.

Sin embargo, hay dos situaciones que se pueden presentar cuando esto ocurre, las cuales deben conocerse muy bien para saber cómo gestionarlas.

De acuerdo con el artículo 32 en el punto 6 del Reglamento de Vehículos, si el dueño del coche ha fallecido y no encuentre a la persona determinada para heredar el coche, la persona que tenga el cargo de la custodia provisional, debe notificarlo a la Jefatura de Tráfico de su Domicio legal antes de que pasen los 90 días desde el fallecimiento del titular.

Es necesario presentar con el documento de cambio de titularidad, sus documentos de identidad, el certificado de defunción del titular, el documento que acredite la posesión del coche, permiso de circulación y la tarjeta ITV.

Se trata de la transmisión provisión del coche, donde el poseedor provisional se considera, ante la ley y las autoridades, como el sujeto obligado a responder por el coche, como si fuese su titular hasta que sea traspasado al heredero correspondiente.

Llaves de un vehiculo

Mientras que el propietario definitivo del coche debe pedir la transmisión definitiva en un período de 90 días después de la fecha que indique su acreditación como adjudicatario, para así obtener la titularidad del vehículo.

Para gestionar el proceso se debe presentar en la Jefatura de Tráfico los mismos documentos que una transferencia tradicional, únicamente con dos exigencias adicionales, la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones, Donaciones y la declaración de herederos, junto con el certificado de últimas voluntades donde haga constancia la adjudicación del coche.

En otras palabras, el traspaso del coche de una persona fallecida a su heredero es igual que el cambio de titular de coche tradicional, solo que con los dos requisitos adicionales antes mencionados.

Contratar nuestros servicios facilita la gestión del traspaso, en caso de no tener acceso al propietario, si el coche no está en la declaración de herederos o si no hay herederos, o si el fallecido vivió y murió en otro país.

De esta manera, se evitan las posibles multas e infracciones que conlleva conducir el coche de un fallecido sin realizar la notificación previa a la Jefatura de Tráfico, ya que la ley es muy específica con respecto a indicar el traspaso del coche, incluso para vender el vehículo de manera legal.

En gestoría Masaga te ayudamos con el cambio de nombre del coche, contacta con nosotros y te aconsejaremos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.