La compra de un vehículo embargado

coche-embargado

La adquisición de un vehículo embargado es, sin duda, una complicación. En este sentido, lo primero que podemos recomendar es no comprar ningún coche que se encuentre en una situación de este tipo. Solo estando la situación irregular explicada convenientemente y a un precio que merezca la pena podría compensar.

¿Puede venderse un coche que esté en situación de embargo?

Los automóviles pasan a ser embargados cuando no se paga el vehículo, lo cual puede ser a la financiera de la marca, al banco, o por impago de importes como pueden ser impuestos, multas o que se encuentre en una declaraciones de bienes que se haya aportado a Hacienda. En los primeros casos interviene un juzgado que ordena ejecutar la sentencia. Si la deuda es con la Administración, todo se regirá por la Ley General de Recaudación, que no necesitará que intervenga el juzgado ni la propia ejecución de la sentencia. La Administración será la que ordene el embargo del vehículo, en una orden que es parecida a la Ley de Enjuiciamiento Civil que se utiliza en los casos de litigios con bancos, financieras, etc.

A partir del momento en que el juez ordena el embargo del vehículo, hasta que se ejecuta, pasa tiempo, incluso pueden pasar años. Recordemos que el delito prescribe a los cuatro años, aunque los procesos cada vez se aceleran más.

Mucha gente piensa que no, pero los coches embargados pueden venderse, pero si queremos ser legales, si la intención del propietario deudor es hacer frente con la venta al «pufo», esto deberá venir recogido en el contrato y el comprador no va a poder entregar el resto del importe hasta que no haya pruebas de que se ha levantado el embargo. Nuestra recomendación es que todo quede por escrito y firmado en la gestoría.

Si lo que ocurre es que el moroso toma la decisión de vender el coche embargado para liberarse de la deuda y no pagar, incurrirá en la posibilidad de un delito de alzamiento de bienes que puede llegar a tener de uno a cuatro años de prisión y una multa que puede ir de 12 a 24 meses, que se traduce en un importe entre 720 y 288.000 euros.

Una coche embargado puede ser transferible

Cuando se lleva la documentación a Tráfico para hacer la transferencia, en la ventanilla se procederá a notificar el embargo, algo que, aunque no es obligatorio, se hace. Si estás de acuerdo, se produce el cambio de titularidad.

Si el coche además de estar embargado se ha precintado, en Tráfico lo que hacen es renovar la titularidad, permitiendo la transferencia, pero no va a expedir el permiso de circulación con el nombre de su nuevo propietario.  Hay que tener presente que los vehículos tienen prohibida la circulación y, en el caso de que te paren, procederán a inmovilizarte el coche y se llevará al depósito municipal. En este caso sacarlo de allí será muy complicado.

Como puedes ver, fijar los ojos en un vehículo embargado no es nada fácil. En Gestoría Masaga tenemos años de experiencia en este tipo de gestiones y nuestro consejo es no complicarse la vida, salvo que, como decíamos al principio sea una situación muy clara y el coche sea una oportunidad que no puedas dejar escapar.

En el mercado existen muchos modelos en los que fijarse sin problema alguno, pero ya que deseas hacerte con un coche en tal situación, lo mejor es obtener la mayor información posible sobre el modelo y su situación, pues de esta forma vas a tener mucho más claro las posibilidades existentes de hacernos con el vehículo. Solo así podremos valorar si merece la pena o no si adquisición.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.